Las contradicciones de la cancillería uruguaya




Gabriel Laesprella

Sociólogo uruguayo
para @CorreodelAlba


El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, además de estar al frente de la cartera de exteriores, es un importante ganadero agro exportador de su país, y sus intereses personales y de clase muchas veces se contraponen con la política internacional del gobierno del Frente Amplio.

Su círculo íntimo también lo describe, ya que la esposa de Nin Novoa es Patricia Damiani, propietaria de grandes extensiones de tierra y de ganado. Su cuñado es Juan Pedro Damiani, un mega empresario que desde hace varios años es presidente del Club Peñarol, uno de los equipos más grandes y populares del fútbol uruguayo.

El funcionario comenzó su trayectoria política como intendente (gobernador) del Departamento Cerro Largo, cuando era integrante del derechista Partido Nacional, hasta que un quiebre en su carrera, en 1994, hizo que se incorporara a las fuerzas progresistas. Luego, entre el 2005 y el 2010, fue vicepresidente del país, durante el primer mandato del Frente Amplio.

Nicolás Maduro le respondió a Nin Novoa acusándolo de "agredir" a su país y de “coordinar con el Departamento de Estado" y la embajadora de los Estados Unidos en Uruguay.

En la actualidad, ya como canciller del tercer gobierno frenteamplista, tuvo varias posturas contradictorias en relación a la fuerza política a la que pertence, que se define como “antiimperialista”, al alinearse con la política exterior de los EEUU.

Entre otras cosas, el canciller catalogó de “autoritario” al Gobierno venezolano, cuando la Revolución bolivariana estaba siendo azotada por la derecha y por la Casa Blanca. Incluso hubo un diferendo diplomático entre Uruguay y Venezuela hace algunos meses, cuando Nicolás Maduro le respondió a Nin Novoa acusándolo de "agredir" a su país y de “coordinar con el Departamento de Estado" y la embajadora de los Estados Unidos en Uruguay, Kelly Keiderling, las agresiones contra Caracas.

A esto se le suma la falta de cuestionamiento de la cancillería uruguaya a la política injerencista de la Organización de Estados Americanos (OEA), en especial la del ex canciller uruguayo y actual secretario general de organismo, Luis Almagro, quien operó en beneficio de los intereses estadounidenses.

La diplomacia de Nin Novoa se caracteriza por tener un doble estándar, ya que atacó duramente a Venezuela pero guardó silencio durante el impeachment y posterior destitución, sin prueba alguna, de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, quien sufrió un golpe parlamentario organizado por Michel Temer, para hacerse con el poder de una de las potencias económicas más grandes del mundo.

La Cancillería uruguaya no denunció el fraude electoral reciente que sufrió la izquierda en Honduras, ni la violación a los acuerdos de paz de La Habana.

En la misma línea, contradictoria con el propio Frente Amplio y en sintonía con Departamento de Estado de los EEUU, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay no hizo ninguna declaración favorable sobre las tres elecciones que hubo a lo largo de año en Venezuela, totalmente legítimas y democráticas.

Lamentablemente, bajo la impronta de Nin Novoa, hasta el mismo el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, declaró recientemente en España que Venezuela vive algo similar al “pachequismo”, refiriéndose al derechista Jorge Pacheco Areco, que ejerció la presidencia en Uruguay entre 1966 y 1971, de forma represiva y autoritaria contra los movimientos populares en su conjunto.

La lista es larga. La Cancillería uruguaya no denunció el fraude electoral reciente que sufrió la izquierda en Honduras, ni la violación a los acuerdos de paz de La Habana que realizó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

¿A quién responde el canciller uruguayo Nin Novoa?

En resumen, es evidente que Rodolfo Nin Novoa no responde a los principios básicos del Frente Amplio, ni a los de la autodeterminación de los pueblos que  lleva como bandera esta organización.

En ese sentido cabe preguntar: ¿A quién responde Nin Novoa? A sus intereses como ganadero agro exportador, al grupo Damiani, o pretende una proyección similar a la de su antecesor, el infame Luis Almagro.

Miercoles 20 de Diciembre de 2017