Correo del Alba fue galardonada por su labor periodística



Por Patricia Guilarte Aguilera
Consejo directivo
@PatryGuilarte

Con el entusiasmo de un equipo que trabaja incansable por romper el cerco mediático contra los pueblos en lucha de Nuestra América, que piensa, descubre y vive la verdad de la revolución continental, arribamos al séptimo año de Correo del Alba honrados con el reconocimiento del máximo galardón del periodismo venezolano, Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2017, al esfuerzo de los y las que hacen posible esta publicación mensual cargada de sueños y profunda pasión patria.

Homenaje que cada año resalta la labor de las y los comunicadores sociales que ejercen el oficio dignamente, generando espacios para el respeto, la tolerancia, el humanismo y la convivencia pacífica de los ciudadanos del país que amamos, sin distingo de ningún tipo.

Así arrancamos la faena, con la premisa de pensar el mundo desde el Alba. Promover el debate, las expectativas de los pueblos y gobiernos progresistas, sus simbologías e historias, los héroes y heroínas de la libertad, el análisis permanente de las ideas, el reencuentro en la crítica y la reflexión desde una visión integracionista, fresca, dinámica fue desde el inicio el horizonte; reforzar el legado del Comandante Chávez, su vida y su entrega absoluta por la segunda independencia, inspiración mayor para continuar la tarea que hoy es voz de quienes creemos y defendemos las ideas socialistas del siglo XXI.

"Cada edición suponía un nuevo reto, un espacio para fomentar la cultura del diálogo, el conocimiento, la investigación, la multipolaridad, la paz, la integración regional, la cooperación Sur-Sur y el respeto a la vida".

No tenía que parecerse a nada, pero debía tener mucho de otros medios de la izquierda, debía hablar a los jóvenes, a la gente que no sabe de nuestra apuesta por un mundo mejor, más justo y menos desigual -decía Cris- ideóloga y directora del proyecto; rápidamente nos pusimos en marcha, no fue fácil pero poco a poco fue aclarando el panorama, cada edición suponía un nuevo reto, un espacio para fomentar la cultura del diálogo, el conocimiento, la investigación, la multipolaridad, la paz, la integración regional, la cooperación Sur-Sur y el respeto a la vida.

Hoy vemos con satisfacción una Correo rompiendo esquemas de la comunicación tradicional de la izquierda, del diseño y el lenguaje, cercana a la gente, al mundo académico, intelectual, estudiantil, político, cultural, social que forman opinión, defendiendo el derecho a la información veraz, oportuna y equilibrada de las poblaciones, en el campo físico y virtual con redes sociales y plataformas web en una guerra desigual de “cuarta generación” donde el campo de batalla se traslada a las salas de redacción de los medios de comunicación y al terreno de las ideas que poderes fácticos manipulan al antojo en favor del gran capital. Ahí donde Correo abre una fisura.

"Un abrazo fraterno y revolucionario a todas las personas que forjan y colaboran en esta trinchera combativa, a quienes distribuyen, a las que ya no están pero que fueron especiales contribuyentes, mención especial a la Natalia de nuestras luchas".

Un abrazo fraterno y revolucionario a todas las personas que forjan y colaboran en esta trinchera combativa, a quienes distribuyen, a las que ya no están pero que fueron especiales contribuyentes, mención especial a la Natalia de nuestras luchas, guerrera de la comunicación sin tapujos, y también a quienes nos siguen y apoyan desde todas partes del mundo, a nuestros lectores y lectoras, a todas y todos el máximo reconocimiento y eterno agradecimiento.

¡Sigamos adelante! el camino es largo y empinado pero con la fuerza de nuestras convicciones superaremos cada obstáculo que se interponga en el logro de los objetivos propuestos, por un periodismo comprometido, serio y responsable, lo que falta por hacer es más de lo que se ha hecho.

Jueves 06 de Julio de 2017